https://beautyclusterbarcelona.com/es/blog/por-que-envejecemos-vi/

¿Por qué envejecemos? (VI)

17 visitas

CAP VI (resumen): Complementos dietéticos retardantes del envejecimiento

Los complementos dietéticos son materias activas farmacéuticas que pueden ser encasilladas, con toda propiedad, como antagonistas de los mecanismos a los que se atribuyen, con mayor probabilidad, la aparición del envejecimiento. En el presente, en cambio, se expone una serie de principios activos, de no tan fácil clasificación, pero que gozan, asimismo, de reputación en la lucha contra la vejez.

Aceites Poliinsaturados

Ricos en ácidos grasos esenciales, son materias activas importantísimas en la lucha contra el envejecimiento gracias a su acción captora de radicales libres y regeneradora de los tejidos. En la actualidad, los aceites insaturados más en boga en los tratamientos antienvejecimiento, son los de onagra, borrajas, chía y, muy especialmente, de rosa mosqueta. Este último es el que contiene mayor cantidad de ácidos grasos insaturados, se obtiene de las semillas de la rosa mosqueta, un arbusto que se da especialmente en Chile. De los frutos secos el más rico en Omega-3 es la nuez.

Aceites de pescado

Tienen ácidos grasos de tipo altamente insaturado y de composición química diferente a los contenidos en las grasas animales y vegetales. Dichos ácidos poseen una alta capacidad para reducir el nivel de lípidos en la sangre, disminuyendo así notablemente, la posibilidad de trastornos de tipo circulatorio que suelen aparecer con la edad.

Jalea Real

Es una preparación especial producida por las abejas que suministrada a una larva, la convierte en reina. Los análisis químicos de la jalea real han demostrado que tiene, además de grandes cantidades de azúcar invertido, un importante contenido en vitaminas del grupo B y del grupo C. Además, se señala, una buena proporción de aminoácidos y compuestos de Fe, K, Na, Cr, Mn y Ni. Por sí solo, este contenido en materias activas, no puede explicar la acción de la jalea real. Algunos autores afirman que alrededor del 5% de su composición, permanece todavía sin identificar; esta parte podría ser, precisamente, la responsable de sus efectos extraordinarios sobre la larva de la abeja.

Ginseng

El uso de esta droga vegetal se remonta a tiempos muy remotos, cuando menos en las culturas asiáticas orientales. Su conocimiento y empleo en Occidente es relativamente reciente. La parte activa es la raíz de la planta Panax ginseng, perteneciente a la familia de las Araliáceas, que crece espontáneamente o cultivada, en bosques de montaña en Corea, China, Japón y Rusia.  Como materias activas principales se señalan los ginsenósidos, que en su parte aglucósida están formados por saponinas triterpénicas, con una estructura central correspondiente al ciclopentanoperhidrofenantreno; es decir, como la que presentan las hormonas de tipo sexual; contienen, asimismo, fitoesteroles, vitaminas del grupo B, taninos, un aceite etéreo, cuyos principales componentes son: limoneno, terpineol y citral; además de azúcares y almidones. El ginseng es una droga con unas propiedades terapéuticas inespecíficas, que no sirve como tratamiento a una determinada dolencia. Lo que sí se ha demostrado, es que aumenta las defensas del organismo frente a diversas influencias negativas y desfavorables del medio ambiente y, asimismo, frente a una serie muy amplia de dolencias.

Levadura de cerveza

Compuesto obtenido a partir de células vivas de la levadura, que es la fuente natural más rica en vitaminas, junto con toda una serie de hormonas y factores bióticos poco conocidos, que actúan como activadores metabólicos y reforzantes de las funciones vitales. Al mismo tiempo que su alto contenido proteico, en forma fácilmente asimilable, contribuye a satisfacer las necesidades proteicas superiores del organismo envejecido.

Polen floral

Consiste en polen de flores puro, aglomerado en forma de bolitas, que las abejas transportan en las patas para su transformación en miel. Está considerado como un “alimento milagro” por su contenido en proteínas, vitaminas, sales minerales, hormonas y factores bióticos. Entre sus acciones, aparte su valor nutritivo, están las de tonificar y mejorar el funcionamiento de los diversos órganos del cuerpo, además de normalizar las funciones intestinales. Su administración continuada determina una mejoría general del estado físico, unida a una sensación de euforia, dinamismo y mayor capacidad de trabajo. Al mismo tiempo, actúa sobre el cerebro y las funciones intelectuales, vigorizándolas y aliviando los estados de irritabilidad, nerviosismo y los pequeños desequilibrios nerviosos o psíquicos.

Germen de trigo

Es un componente del grano de este cereal, que antes se incorporaba a la harina integral pero que actualmente se desprecia en la molienda para obtener harinas más blancas. Además de un elevado contenido muy rico en proteínas, en aceite graso altamente insaturado, además de una elevada proporción de vitaminas liposolubles (entre las cuales destaca la vitamina E, de notable efecto rejuvenecedor), y sales minerales indispensables. Su acción se caracteriza por una mejoría en el aspecto de la piel, una reducción del contenido de colesterol en la sangre y una revitalización del organismo en general.

Lecitina de soja

Es un fosfolípido que se encuentra, en gran proporción, en la yema del huevo y en la semilla de la soja. En el hombre, se halla presente en la sangre, músculos, nervios, hígado y cerebro. Se ha comprobado que la lecitina posee tres propiedades fisiológicas sobre el organismo; emulsiona las grasas, con lo cual se favorece su absorción y digestión y se simplifica el trabajo del hígado, influyendo sobre el metabolismo de las grasas. Además, forma parte normal de la célula, interviene en la estructura y permeabilidad de la membrana de las células, lo cual está directamente relacionado con el envejecimiento prematuro.

Cloruro magnésico y carbonato magnésico

Son suplementos minerales de magnesio, procedentes del agua del mar. Es un elemento mineral indispensable para la vida y la salud, pues se ha comprobado que cataliza la actividad de los enzimas, hormonas y vitaminas necesarios para la vida; estimula las síntesis bioquímicas del organismo; actúa sobre el sistema simpático, frenando la actividad nerviosa; acelera la respiración celular; influye en el equilibrio neuromuscular; forma parte de los dientes y huesos y regula la absorción del calcio y del potasio. Como consecuencia de todo ello, colabora en la renovación y reforzamiento de los tejidos óseo y cartilaginoso, revitalizando el organismo y estimulando su producción de defensas contra las enfermedades.

Yogur

El yogur es una leche fermentada mediante el microorganismo Bacillus bulgaricus. Las bacterias saprofitas del tubo digestivo, muy útiles para facilitar la digestión, con el tiempo son substituidas por otras patógenas que producen una serie de toxinas, las cuales al ser absorbidas en el intestino, conducen a un progresivo autoenvenenamiento y, con ello, a un acortamiento de la vida. El Bacillus bulgaris renueva la flora intestinal y elimina la patógena. Los podemos clasificar en: desnatados, bajos en grasa para personas cuyo nivel de triglicéridos en suero sea mayor de 150 mg/dL;  enriquecidos con calcio para tratar osteoporosis; y muy en especial, los que tienen propiedades para el tratamiento de altos niveles de colesterol LDL, superiores a 150 mg/dL en suero.

Aloe vera

Es una planta perenne que contiene en su interior un líquido gelatinoso, y por un especial proceso de purificación se elimina un componente amargo e irritante: la aloína. Presenta múltiples propiedades beneficiosas y contiene muchos componentes activos, entre ellos vitaminas de los grupos A, B, C y E; minerales (Ca, Fe, Zn); aminoácidos y polisacáridos. Es reconocida su acción depurativa y reguladora del sistema digestivo, al mejorar el tránsito intestinal. Por otra parte, presenta propiedades calmantes en las pieles irritadas y humectantes sobre las secas y deshidratadas. También, en los tratamientos de la artritis.

¿Son necesarios los complementos alimenticios? 

La alimentación adecuada es imprescindible para tener una buena salud. Ahora bien, para alcanzar una longevidad mayor, resultan, muy adecuados unos complementos dietéticos. Ahora bien, antes de tomarlos debe consultarse al farmacéutico, dietista o médico sobre su idoneidad.

Ruth Margalef

Biogründl