https://beautyclusterbarcelona.com/es/blog/por-que-envejecemos-v/

¿Por qué envejecemos (V)?

CAP V (resumen): Posibilidades de retrasar el envejecimiento y prolongar la longevidad con activos farmacéuticos

El proceso de envejecimiento es debido a tres causas clave: un fallo de la programación genética, acciones adversas del medio ambiente y el declive de las funciones inmunológicas; las cuales no influyen de manera uniforme, sino más bien diversamente, sobre el envejecimiento, proceso que, asimismo, debe recordarse va íntimamente relacionado con la edad. Por desgracia, no se tiene la solución para evitar el envejecimiento pero sí, posibilidades para retrasarlo de forma considerable, alargando la duración de la vida, de manera que se llegue al final de ella en condiciones físicas y mentales sensiblemente mejores.

La tendencia actual en la investigación para retrasar el envejecimiento se basa: principios activos farmacéuticos, complementos dietéticos, una alimentación adecuada y ejercicios físicos. En este artículo se referencian los principales principios activos farmacéuticos.

Neutralizantes de radicales libres

Constituyen la clave en la prevención del envejecimiento, al actuar como captores de estos compuestos; cuantas menos alteraciones, provocadas por ellos se produzcan en las células, menos síntomas de envejecimiento aparecerán. La membrana celular, formada por una doble capa de fosfolípidos, es muy vulnerable a las acciones oxidantes, cuyos efectos inciden en cambios sobre su permeabilidad selectiva. Dentro de este grupo, se encuentran las vitaminas A, C y E, los compuestos con grupo sulfridrilo y los flavonoides.

Hormonas sexuales

Las hormonas sexuales tienen una importancia capital en la aparición de los caracteres diferenciales de ambos sexos. Pero representan, asimismo, un papel decisivo en el mantenimiento de los tejidos a lo largo de la vida. El tratamiento de los síntomas de envejecimiento en la mujer mediante estrógenos, tanto usados por vía interna como tópica, presentan, hoy por hoy, una serie de inconvenientes, tanto de tipo legal como clínico, que lo hace problemático. El aumento en la incidencia de cánceres de mama y útero, debido a los estrógenos, es un hecho incuestionable. Investigaciones recientes ha demostrado, sin embargo, que dicho aumento de incidencias cancerosas parece ser debido, no a los estrógenos en sí, sino más bien a ciertos metabolitos generados por ellos. El estrógeno mexestrol, de efectos potentes a dosis muy bajas y que no induce la formación de catecoles estrogénicos, podría ser el comienzo de una nueva generación de estrógenos libres de los riesgos secundarios mencionados, y que podrían ser empleados en el tratamiento del envejecimiento femenino, tanto por vía interna como por vía tópica.

Melatonina

No solo se encarga de regular y supervisar funciones muy importantes del organismo, sino que mantiene en alerta el sistema inmunitario y el control de los ciclos vitales. Estimula, asimismo, la renovación celular y desarrolla una importante acción antioxidante y antirradicales, razones por las cuales se ha llegado a considerarla como una llave del envejecimiento; está demostrado que el inicio de éste coincide con la etapa en la que la producción de melatonina comienza a disminuir; de igual modo, su presencia, ayuda a prevenir muchos de los efectos negativos del envejecimiento. Algunos alimentos son precursores que facilitan su síntesis: cereales, frutas y verduras rojas (p.e. cerezas y tomates), frutos secos, algas, vino tinto y algunas especies. Curiosamente, varios de ellos son componentes de la dieta mediterránea.

Estimulantes de los mecanismos inmunológicos

Una de las teorías sobre las causas del envejecimiento, es aquélla que lo atribuye a fallos en las capacidades defensivas, siendo la más afectada de éstas, la regida por los linfocitos T que dependen directamente del timo entre las que cabe enumerar las enfermedades infecciosas, las transformaciones en las fibras elásticas y articulaciones (artritis, artrosis), procesos cancerígenos y, asimismo, el sistema enzimático, con una menor producción de superoxidodismutasas, catalasas y glutationperoxidasas, principales captores de radicales libres en el organismo. La extracción de altos contenidos de la fracción proteica y de la materia más activa del timo, la timosina, aumenta la capacidad de respuesta inmunológica frente a una importante serie de trastornos que, con la edad, está disminuida, entre los que cabe destacar los ya mencionados anteriormente.

Oligoelementos

En la actualidad, cuatro de ellos se están usando en tratamientos antienvejecimiento: cobre, zinc, manganeso y selenio, debido al hecho de que forman parte de alguno de los enzimas captores de radicales libres. La piel es un órgano particularmente sensible a los estados deficitarios en oligoelementos. Un gran número de los enzimas cutáneos que rigen los intercambios bioquímicos a nivel, tanto de dermis como de epidermis, requiere constante biodisponibilidad de dichos elementos químicos sin cuyo concurso se va deteriorando el buen estado de la piel, con la consiguiente pérdida de las características propias de las del tipo eudérmico.

Protectores lumínicos

Actualmente, hay una tendencia a usar filtros solares tanto para la radiación UVA como UVB, obteniéndose así, un mejor efecto antienvejecimiento, aunque el bronceado no resulte tan rápido de conseguir. Incluso se está recurriendo los bloqueantes de tipo físico, en caso de pieles muy sensibles, que actúan reflejando la radiación incidente. Acaban de aparecer en el mercado, óxidos de zinc y titanio con un tamaño de partícula de unos pocos nanómetros, circunstancia que los hace bastante transparentes a la luz visible pero no a la ultravioleta.

Coenzima Q-10

La coenzima Q-10 tiene unas fuertes acciones antioxidantes y antirradicales; protege el sistema cardiovascular; aumenta el metabolismo y estimula las funciones vitales. Posee, asimismo, acciones contra las enfermedades propias de la vejez, como son Alzheimer y Parkinson.

Activadores de los enzimas reparadores

Con el fin de aumentar la capacidad reparadora disminuida, se han propuesto métodos y materias activas como el trans-resveratrol, potente fitoestrógeno de naturaleza polifenólica obtenido de la uva tinta (vino y jugo sin fermentar), y la granada (Punica granatum L.).

  • Trans-resveratrol: aumenta la actividad de las sirtuinas, enzimas que regulan la expresión de los genes de la longevidad retrasando las manifestaciones de envejecimiento. Y, por su fuerte carácter reductor, tiene efectos sobre el estrés oxidativo y aumenta, asimismo, la respuesta inmunológica.
  • Punica granatum L. : contiene antioxidantes de naturaleza polifenólica, siendo el ácido elágico el más importante y activo de todos. Así como, antocianinas (delfinidina, cianidina, pelargonidina) que frenan el envejecimiento y refuerzan el sistema inmunológico, al actuar sobre enzimas protectores como las sirtuinas. Contiene, también, vitaminas A, B, C y E y oligoelementos (Mn, Si, Zn, Cu).

Ruth Margalef

Biogründl