Blockchain en cosmética y perfumería

https://beautyclusterbarcelona.com/es/blog/blockchain-en-cosmetica-y-perfumeria/
visitas

La tecnología Blockchain o de cadena de bloques, empezó a ser conocida desde hace más de una década, cuando se utilizó como base para el desarrollo de las populares Bitcoins y otras criptomonedas. Actualmente, tiene una aplicación amplia en muchos sectores y la demanda de esta tecnología crece en Europa. De hecho, se prevé que para 2021 el gasto europeo en soluciones de Blockchain sea de 2.000 millones de dólares [1].

Blockchain es un sistema tecnológico que mantiene un registro de todas las transacciones y eventos digitales de forma incorruptible, por lo que representa una forma muy fiable de verificar, por ejemplo, la información de una marca y su cadena de suministro. Funciona de forma que cada registro es único, consensuado entre todas las partes involucradas y almacenado de forma descentralizada en varios nodos de una red, que se encuentran enlazados criptográficamente. Un nodo es como una intersección en esta red que puede ser un sistema o dispositivo físico (como un ordenador) del que se puede recibir, enviar o crear determinada información. 

No todas las Blockchain funcionan igual, por lo que cada Blockchain se caracteriza por unas reglas o protocolo determinado, algoritmo/s de consenso, unas direcciones o vínculos entre las personas o entidades que la utilizan y finalmente la cadena de bloques, donde se guarda la información que se va generando con el tiempo, de forma inamovible. Existen tanto Blockchain públicas, híbridas o privadas. 

Por ser una tecnología descentralizada, es un sistema muy seguro en el que se conserva la integridad de la información, ya que cada copia exacta de información de la cadena se almacena en cada uno de los nodos. Cuando hablamos de Blockchain, también es importante conocer otros aspectos, como son la identidad digital y la tockenización. La primera contiene datos tanto de personas como de cosas que las describen en la red, mientras que la segunda se refiere a un activo u objeto generado por una entidad, que tiene un valor determinado, y se encuentra dentro de una Blockchain. Estos conceptos nos permiten tener una base sobre la tecnología y sus interacciones en la red. 

Todas estas características hacen de esta tecnología una herramienta disruptiva e innovadora con un gran potencial para la economía y la sociedad desde la llegada de Internet. Pero ¿cómo puede aplicarse a la industria de la cosmética y perfumería? Esta misma cuestión nos llevó al Beauty Cluster a formalizar una alianza estratégica con Alastria (asociación sin ánimo de lucro de Blockchain), desde la cual se realizó un estudio preliminar liderado por Inlea, sobre la aplicación de esta tecnología en el sector de la cosmética y perfumería. 

Este estudio reveló que actualmente ya hay empresas en todo el mundo que la utilizan en nuestro sector, bien para generar un ecosistema o red entre empresas beauty a partir de la infraestructura Blockchain, o bien para asegurar la trazabilidad de producto, la prevención del fraude o la fidelización del consumidor. 

En cosmética, esta utilización de la infraestructura Blockchain la encontramos en plataformas como Cosmochain [2] con un ecosistema de empresas del sector de la belleza con interacción con el consumidor (Corea del Sur) o Provenance (EEUU), focalizada como plataforma e-commerce, desde la cual se puede verificar la trazabilidad [3]. Esta trazabilidad de origen sigue siendo prioritaria para muchas empresas del sector, para fundamentar principios éticos, de sostenibilidad, de veracidad, transparencia o suministro responsable. Es por ello que, el retailer online CultBeauty en Inglaterra, PureEarth en China o Estee Lauder en EEUU ya aplican la Blockchain en este sentido. Al poder trazar cada elemento en la cadena de suministro, donde la información entre los diferentes actores de la cadena se intercambia de forma rigurosa, permite generar confianza y fomentar la fiabilidad y reputación de la empresa.  

En perfumería, la empresa alemana Look Labs en colaboración con un artista de Montreal han creado una obra de arte que representa la primera fragancia digital codificada como NFT (Non-fungible token[4]. Esto les permite asegurar la propiedad y la autoría de la obra de forma única e inequívoca, ya que se encuentra almacenada en una red Blockchain. 

Por otra parte, la Blockchain también está siendo utilizada como estrategia para fidelizar al consumidor por empresas como EM Cosmetics o Sephora, a través de la aplicación estadounidense Lolli [5], en la que los consumidores que la utilizan pueden ganar bitcoins por la compra de productos de las empresas que se encuentran en este sistema.  

En los próximos años, esperamos ver muchos más casos de uso de la Blockchain en el sector de la belleza, a medida que sea más conocida y se interioricen bien los conceptos dentro de las empresas. Nos encontramos, por tanto, ante todo un mundo en creación que puede modernizar y reforzar a la industria de la cosmética y la perfumería, ante el reto de la digitalización y la internacionalización. Por este motivo, desde el Beauty Cluster estamos impulsando que, por primera vez, sea una realidad a nivel nacional para las empresas que forman parte del ecosistema. 

Bibliografía:

[1] International Data Corporation

[2] Cosmochain

[3] Provenance

[4] Look Labs. 

[5] Lolli. 

Patricia Gisbert Quilis, Ph.D. 

Innovation Manager en Beauty Cluster