https://beautyclusterbarcelona.com/en/blog/tecnologia-aplicada-al-packaging-claves-del-exito/

Tecnología aplicada al packaging: Claves del éxito

Una de las partes del ciclo de producción de un producto más importante y, que año tras año trata de innovar más, es sin duda el que afecta al envase y envoltorio del producto. El cambio climático obliga a las empresas de packaging a tratar de diseñar envases que puedan ser reciclados o reutilizados.  

Para conseguir nuevos tipos de envases, las empresas se sustentan en las novedades tecnológicas para desarrollar nuevos materiales y nuevos procesos más sostenibles. La tecnología aplicada al packaging puede ayudarnos a reducir el impacto de los envases de plástico en el planeta.

Hacia un packaging más sostenible  

La sociedad cada vez está más concienciada en reducir el uso del plástico, un elemento muy contaminante en nuestra tierra y que se amontona en nuestros océanos.  

Cicloplast, sociedad sin ánimo de lucro que impulsa acciones de reciclaje en las empresas de plástico, ha realizado un informe anual sobre el reciclado de envases de plásticos en España. La tendencia de los españoles al respecto es al alza desde hace más de 20 años, pero en los últimos 5 años han depositado un 35% más de envases de plástico, bricks y latas en el contenedor amarillo y un 9’1% más en el último año. La sociedad está muy concienciada y las empresas lo saben y deben aportar su grano de arena. 

Los productores deben examinar sus métodos de producción con el objetivo de reducir los residuos de materiales desde el origen. No es solo el resultado (el envase), sino también el proceso de producción el que contamina. Cuando menos materiales contaminantes utilicemos en el proceso, menos residuos generaremos. Así pues, gran parte de los esfuerzos de los departamentos de I+D+i está en el desarrollo de materiales y procesos menos contaminantes. Pero no solo en esto.  

Cómo la tecnología mejora un envase 

Las empresas reconocen el valor de la tecnología para mejorar los envases de sus productos y los procesos de desarrollo y producción. Hay muchas aplicaciones en las que la tecnología consigue transformar el envase de un producto y hacerlo más atractivo para el consumidor. Estas son algunas. 

La tecnología ayuda a crear envases más sostenibles 

Las empresas están desarrollando materiales reciclables al mismo tiempo que se esfuerzan en reducir la huella ecológica durante sus procesos. Algunos de los productos que es están realizando son: 

  • La combinación de materiales de diferentes fuentes (plástico, cartón, aluminio…) para mejorar las propiedades y el reciclaje de envases convencionales de bienes de consumo. 
  • Nuevos materiales biodegradables: compostables, celulósicos, biopolímeros, reciclables… Todos estos materiales son menos nocivos para el medio ambiente sobre todo porque son activadores de degradación. 
  • Envases activos con absorbedores de etileno para aumentar la vida útil en frutas y hortalizas: de esta manera se alarga la vida útil de estos productos frescos y de otros de origen animal. 
  • Aditivos funcionales y recubrimientos barrera para envases alimentarios: los materiales de embalaje pueden incorporar algún tipo de aditivo funcional que lo recubra. De esta forma se mejorará el material y ayudará a reducir el uso de este material. 
  • Nuevos sistemas de envasado más sostenibles que reduzcan el desperdicio alimentario. 
  • El ecodiseño no es solo el uso de materiales reciclables y reutilizables, sino ajustar bien los envases a las características del producto para no desperdiciar material. En el caso del e-commerce esta necesidad es cada vez más notoria, pues muchas empresas entregan sus productos con un embalaje excesivo. Hay que ajustar bien el uso de los envoltorios para que sean seguros en sus traslados, pero también que no generen un exceso de residuos. 

La tecnología crea envases inteligentes 

Los propios envases de los productos pueden verse con alguna innovación tecnológica, como puede ser que la fecha de caducidad vaya cambiando de color a medida que se acerca su último día de uso recomendado. Aunque uno de los usos más innovadores de los envases es con la Realidad Aumentada (AR). 

Un packaging habilitado con AR permite mostrar al consumidor muchas cosas del producto. Enfocando al producto con el smartphone y a través de la aplicación correspondiente, el consumidor podrá descubrir, como si de un video se tratara, como se despliega una serie de información sobre el envase dando a conocer detalles del proceso de producción, propiedades del producto y hasta como este ha sido creado. 

Es una experiencia inmersiva que hace que el producto sea mucho más atractivo y, por tanto, favorece la decisión de compra por parte del consumidor: https://www.youtube.com/watch?v=8NNYgCks72I&feature=emb_logo 

Luego está el etiquetado en la nube. Hay ya varias empresas en Europa que utilizan algún software que permite la digitalización de las etiquetas de los productos, con sus códigos de barras incluidos. Estos programas permiten a las organizaciones gestionar sus etiquetas de forma muy flexible y administrar el ciclo de vida de los productos con facilidad a través de estas etiquetas en el cloud. 

Otra de las ventajas de este método de etiquetaje es que facilita la trazabilidad del producto y en consecuencia es una mejora para las operaciones logísticas. Y lógicamente, se genera menos gasto de papel: https://www.youtube.com/watch?v=4_NlroSxT5M&feature=emb_logo

La tecnología ayuda a la internacionalización del packaging 

Cuando un producto tiene mucha demanda a nivel nacional, las empresas deben plantearse abrir mercado y  venderlo en otros países. Cuando se abre el melón de la internacionalización de las marcas y los productos, hay muchas cuestiones que hay que tratar, tanto a nivel legal, logístico, de marketing, etc. Y el packaging seguramente habrá que adaptarlo según el mercado al que vaya dirigido. 

Un packaging, sea por el envase o el envoltorio, ha de garantizar la seguridad del producto que guarda, su correcta recepción y la adaptación legal, lingüística y cultural de la información que da el envase, entre otras variables a tener en cuenta. 

El diseño de un packaging también se adapta a los usos de cada país. En el caso de los alimentos, el envase sirve para reflejar «la imagen» del producto que se pretende transmitir al consumidor, y constituye un poderoso medio de comunicación con la demanda. En consecuencia, el tamaño, la forma y el color del envase, la tipografía utilizada en los textos, y los materiales empleados en su elaboración, adquieren una importancia capital.  

De esta forma, es necesario disponer de un software que centralice la investigación, el diseño y el proceso de producción de los distintos packagings que se deban crear para alcanzar satisfactoriamente los distintos mercados. Un ejemplo de programa que cubre algunas de estas demandas es Dynpack, programa basado en Microsoft Dynamic Business Central.

Ruben Ribela

Talleres Gráficos JR