https://beautyclusterbarcelona.com/blog/transformacion-digital-por-donde-y-como-empezar/

Transformación digital: por dónde y cómo empezar

En mi anterior colaboración en este blog del pasado 13 de noviembre de 2019 titulada “Transformación digital y estrategia empresarial”, exponía mi visión de cual es la situación actual del tejido empresarial en este aspecto.

Así mismo exponía mi opinión de cómo estructurar el libro de ruta de una transformación digital (TD), para que la misma tuviera garantías de éxito y fuera una inversión rentable.

Esta estructura contempla tres grandes bloques:

1. Antes de iniciar el proceso de TD
2. Implantación del proceso de TD
3. Al entrar en explotación la TD

Con este nuevo articulo quiero dar mi punto de vista sobre el primero de estos puntos, “Antes de iniciar el proceso de TD”, o lo que es lo mismo: por dónde y cómo empezar.

Es fundamental antes de iniciar un proceso de TD, como en el de cualquier inversión, especialmente si está es crítica y/o de envergadura significativa en cuanto a medios requeridos, valorar su oportunidad, costes, calendario de ejecución y beneficios esperados.

En primer lugar, cualquier inversión debe estar rigurosamente alineada con el Plan Estratégico de la Compañía.

Llegado este punto, debemos plantearnos: ¿realmente disponemos de un Plan Estratégico?. En caso afirmativo, ¿está actualizado?, ¿contempla todos los factores externos que realmente afectan directa o indirectamente nuestra Empresa?.

En consecuencia, el primer paso es, si no se dispone de un Plan Estratégico, es desarrollarlo y si se dispone del mismo, valorar, de forma objetiva si está actualizado y si se ha tenido en cuenta una serie de factores clave a la hora de desarrollarlo.

Entre otros, los puntos a tener en cuenta para valorar el nivel de validez de un Plan Estratégico y para actualizarlo correctamente son:

  • ¿He tenido en cuenta en mi Estrategia los 3 vectores del futuro: TECNOLOGIA, SOSTENIBILIDAD y ÉTICA?
  • ¿Cómo afectarán los cambios del entorno (hábitos de los clientes, competencia, nuevas tecnologías, globalización, ….) a mi negocio?
  • Ante un futuro volátil, incierto, complejo y ambiguo (VUCA) ¿Qué debo hacer para afrontarlo?
  • ¿Estoy explotando mis fortalezas y minimizando mis debilidades internas?
  • ¿Estoy aprovechando las oportunidades y simultáneamente protegiéndome de las amenazas
    externas?
  • ¿Conozco el VALOR de mi empresa?. ¿Utilizo el cálculo del valor para gestionar y evaluar mi
    crecimiento?
  • ¿Conozco lo que es y lo que no es importante para mi negocio?
  • ¿Tengo conciencia de lo que desconozco y que es importante para mi negocio?
  • TD ¿Qué estoy haciendo?.¿Gestiono la opinión o el dato?
  • Cómo revisaré y actualizaré mi estrategia? ¿Puedo dedicar más tiempo? ¿Con personas internas?
    ¿Con ayuda externa?
  • ¿Cómo mejoraré la ejecución de mi estrategia?

Centrándonos en los procesos de transformación digital y su correlación con el Plan Estratégico, tal y como ya indicaba en mi colaboración del pasado mes de noviembre, es necesario conocer todas las herramientas digitales disponibles y que ventajas y costes asociados supone la implantación de cada una de ellas.

Este conocimiento es un prerrequisito para poder desarrollar o actualizar el Plan Estratégico dado que entre las muchas herramientas digitales actualmente disponibles y el Plan Estratégico hay correlaciones en ambos sentidos.

En este aspecto podríamos dividir las herramientas digitales, en función de su correlación con el plan estratégico en tres grupos:

1. Herramientas que satisfacen una necesidad identificada como objetivo del pan estratégico. Por ejemplo, un CRM cubre la necesidad de dotar al equipo comercial de una herramienta que facilite, sistematice y controle su trabajo.

2. Herramientas que no cubren una necesidad primaria de mi empresa, pero cuya existencia, provoca cambios en el entorno y su omisión podría provocar una pérdida de ventajas competitivas. Por ejemplo, un marketplace B2B.

3. Herramientas que ni cubren una necesidad primaria de mi empresa, ni en primera instancia (parece que) su no utilización no supone una pérdida de ventajas competitivas, pero que son transversales a todas las herramientas de digitalización y necesarias para garantizar la adecuada explotación de todas ellas. Por ejemplo, la ciberseguridad.

Así mismo podemos dividir las herramientas digitales en función de en que punto de los procesos y de la cadena de valor de nuestra empresa inciden:

  • Procesos estratégicos, operacionales o de soporte
  • Logística interna, operaciones, logística externa, marketing y ventas, servicios post-venta

Una vez hayamos obtenido el conocimiento de todas las herramientas digitales disponibles y actualizado nuestro plan estratégico, si estaremos en condiciones de:

  • Establecer prioridades
  • Calcular la rentabilidad y costes de cada alternativa

Y, por fin, elegir las acciones a emprender en el ámbito de la TD en función de su prioridad y rentabilidad (ROI).

El siguiente diagrama refleja de forma esquemática los principales puntos que deben contemplarse en el desarrollo, actualización o revisión de un Plan Estratégico, ordenados secuencialmente del 1 al 11 en función de la probabilidad de que una compañía, que haya desarrollado su Plan Estratégico los haya contemplado (el 1, es el que más probablemente haya contemplado).

Humberto Andrés

HAndS-on I.M. & Consulting