https://beautyclusterbarcelona.com/blog/economia-circular-analisis-de-ciclo-de-vida-ecodiseno-en-la-industria-cosmetica/

Economía circular: Análisis de ciclo de vida, ecodiseño en la industria cosmética

Apoyar el cambio de la industria hacia una economía eficiente en el uso de los recursos 

La economía circular es una iniciativa singular, crítica e imprescindible a medio y largo plazo para las industrias cuyo objetivo es generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Es un conjunto de estrategias y modelos económicos que priman el aprovechamiento de los recursos dentro de la sociedad, buscando una alternativa al, cada vez menos presente, modelo lineal; de extracción, producción, consumo y eliminación con la consecuente generación de residuo; ya que todos los productos y procesos tienen un coste ambiental en todas y cada una de las etapas de su ciclo de vida. Y, en muchos casos, vemos que estamos llegando al agotamiento de una serie de productos naturales y combustibles fósiles.  

La economía circular también es un paso esencial hacia el objetivo de lograr las metas fijadas para reducir el cambio climático. Ya que nos permite ir más allá de los esfuerzos realizados para minimizar las emisiones en un sistema lineal de extracción. 

Hoy sabemos que las iniciativas encaradas para enfrentar la crisis climática se han enfocado en la transición hacia la energía renovable, complementada por la eficiencia energética. Estrategias decisivas y completamente consecuentes con una economía circular, pero que solo abarcan el 55% de las emisiones. El 45% restante de las emisiones está presente en la fabricación de los productos que utilizamos diariamente.  

Este porcentaje no puede ser ignorado y por esta razón, la economía circular es clave a la hora de completar el cuadro de reducción de emisiones, al transformar la manera de producir y usar productos de consumo. 

La economía circular nos ofrece una respuesta sistemática a la crisis climática, al reducirse las emisiones y aumentar la resiliencia a sus efectos.  

Con el fin de minimizar este impacto negativo, la economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que aboga por la optimización en el uso de materiales, alargando su vida útil. De esta manera, salimos del actual sistema de “usar y tirar” y nos encaminamos hacia uno más respetuoso con el medio ambiente basado en la eficiencia del uso de recursos, prevención de impacto ambiental, reutilización, reparación y reciclaje.  

De acuerdo a la Comisión Europea, la economía circular se organiza en 4 grupos:  

Grupo 1. Diseño circular y modelos de producción 

Grupo 2. Modelos de uso circular

Grupo 3. Modelos circulares de recuperación de valor

Grupo 4 . Soporte circular 

Estos grupos contribuyen, directa o indirectamente, a aumentar la eficiencia de los recursos y disminuir los impactos ambientales a lo largo de las cadenas de valor. Un sistema de aprovechamiento de recursos que se puede lograr mediante la aplicación de una o más de las 9 estrategias o principios de la “economía circular”, denominados las 9 “R”: Repensar, Rediseñar, Reparar, Refabricar, Reparar, Redistribuir, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar energía.  

El análisis de ciclo de vida 

El ecodiseño es un enfoque hacia la concepción de productos, considerando especialmente el impacto ambiental del producto durante todo su ciclo de vida, estudio conocido como: Análisis de Ciclo de Vida (ACV) 

El ACV es una herramienta de gestión medioambiental cuya finalidad es analizar de forma objetiva, metódica, sistemática y científica, el impacto ambiental originado por un proceso o producto durante su ciclo de vida completo. O sea, teniendo en cuenta la producción o extracción de las materias primas, manufactura, packaging, proveedores, distribución, uso final y residuo.  

El ACV es un enfoque de múltiples etapas, multicomponente o multidisciplinar ya que hablamos de fórmulas y productos, transporte, consumibles, publicidad, etc. Donde las aportaciones en conocimiento pueden venir desde capas internas y externas de la empresa.  

Se puede plantear un mínimo de cuatro pasos clave, aunque las estrategias habituales pueden llegar a tener 7 u 8 etapas. Estas etapas clave son 

  • Definir el estado del arte: para evaluar los impactos del producto, de acuerdo con los indicadores más relevantes
  • Mejoras posibles: esta es la etapa de decisiones y su implementación, para determinar las estrategias a implementar, dependiendo de los beneficios ambientales resultantes
  • Evaluación: esta es la etapa en el análisis de los resultados del proceso, donde se debe identificar la evidencia de las mejoras que se realizarán
  • Confirmar que se ha llegado al objetivo planteado o es necesario volver a trabajar en la etapa inicial de definición y realizar una nueva secuencia de pasos

Las etapas de un ACV están enmarcadas en un proceso iterativo circular  

La estrategia final depende del tipo de producto, su fórmula, la empresa, el nivel de diseño ecológico en el que ya se encuentra. Además de criterios muy específicos que llevarán a modificar la elección de los materiales, la evolución hacia técnicas de producción “limpias”, la optimización de la distribución, la extensión de la vida, la limitación del impacto durante el uso, la optimización al final de la vida útil o incluso nuevos conceptos de formulación.

Pablo Ramos

Frederic Clarens

Eurecat