https://beautyclusterbarcelona.com/blog/conoce-mas-sobre-marc-fortea-y-safequim/

Conoce más sobre Marc Fortea y Safequim

Nombre, cargo y empresa 

Marc Fortea Salomó, CEO de Safequim S.L

Háblanos sobre la empresa en la que trabajas. ¿Cuál es su historia y valor diferencial en el sector de la belleza?

Safequim nace con la vocación de proveer al sector cosmético de un amplio abanico de extractos naturales e ingredientes activos focalizados en el cuidado corporal, facial y capilar. Nuestro catálogo se adapta a las necesidades de formulaciones de los departamentos de I+D de nuestros clientes. Entendemos nuestra misión como el puente necesario entre la naturaleza y el consumidor final.

Apostamos firmemente por la producción a medida para cada uno de nuestros clientes, pues así como no existen dos personas iguales en el mundo, tampoco existen dos empresas idénticas.

¿Qué implica tu día a día en la empresa?

Estamos en un sector muy dinámico y en constante cambio y en el día a día pasa lo mismo. No hay un día idéntico al anterior, pero si algo tiene es que se aprenden cosas nuevas. Personalmente me encargo de las gestiones con proveedores y de la venta a los clientes. Es decir, gestiono las dos caras de la moneda, empatizando e intentando entender las demandas y necesidades. Considero que cada detalle es importante y cuidar la red de contactos suma. Me encanta la palabra comercial y creo que cada vez se ha perdido más miedo a ella. Antes la gente creía que comercial era aquel que venía a la puerta y vendía la enciclopedia, pero ahora, y cada vez más, la sociedad se da cuenta que todo el mundo y a todas horas hace tareas comerciales: el político vende sus ideas, tú debates con tu pareja que hacer el fin de semana, las cadenas de televisión venden su cuota de pantalla y un largo etcétera. Es por ello que digo que mi principal tarea es la de comercial, puesto que no hay día que no esté en contacto con alguien intentando poner cosas en común.

¿En la situación actual, estáis apostando por la transformación digital?

Vivimos en un mundo totalmente globalizado donde el flujo constante de información se ha visto acortado por la aparición de las nuevas tecnologías. Debemos ser conscientes que en cualquier parte del mundo puede existir una empresa dispuesta a ofrecer el mismo servicio o producto que tú ofreces, y que, por tanto, diferenciarse de la competencia será vital. Apostar por la transformación digital hace una década era cosa de unos pocos, pero a día de hoy y debido a la situación que el coronavirus nos ha dejado, es ya una obligación. Desde Safequim consideramos que informar bien al cliente a través de la web o las redes sociales es primordial para que vean las últimas novedades. Si una empresa no está presente en las redes es prácticamente como si no existiera.

¿Crees que la sostenibilidad es una tendencia o una realidad ineludible?

El término sostenibilidad ha quedado un poco difuso ya que son muchas las marcas que utilizan conceptos como natural o ecológico como sinónimo. Sin embargo, la sostenibilidad engloba mucho más (ambiental, económica y social) y es importante que la industria tome mayores retos. No creo que sea una tendencia en sí, ya que la demanda del consumidor por ingredientes cada vez más naturales y de proximidad y la preocupación por el medioambiente han venido para quedarse mucho antes que el coronavirus.

¿Qué retos afronta el sector en los próximos años?

Podemos considerar que son tres los retos más importantes que afronta el sector en el corto plazo: la internacionalización, la apuesta por el I+D y la digitalización de procesos. Partiendo de la base de que el consumidor tiene que estar en el centro de la cadena de valor (para poder entender bien sus demandas y necesidades) la apuesta por el I+D y la industria 4.0 deben ser claves y formar una estrategia conjunta. Por otro lado, la internacionalización debe ser considerada como objetivo número uno, como una apuesta firme de las empresas españolas de cara a dar mayor visibilidad del Made in Spain al resto del mundo. Pues si hay algo que tienen otros países y que a nosotros aún nos falta es marketing. ¿Por qué los productos italianos son tanto o más conocidos que los nuestros? No creo que sea porque ellos ofrecen mejor calidad, sino más bien porque saben vender mejor que nosotros al resto del mundo.

¿Cómo atraer talento y retenerlo en una época tan compleja?

Al igual que nuestro sector, el mundo laboral está en continuo cambio. Si antes la retribución económica era de lo más importante a la hora de atraer y retener talento, ahora lo son otros aspectos como la flexibilidad horaria o las políticas de conciliación familiar. Reemplazar a un empleado tiene un coste demasiado elevado para las empresas puesto que el know-how y los contactos son aspectos que se puede llevar consigo una vez que se marcha. Por lo tanto, es importante empatizar y tratar cualquier información de manera correcta antes de que se convierta en un problema.

¿Qué os aporta formar parte del Beauty Cluster como entidad y a ti como profesional?

Entrar a formar parte del Beauty Cluster fue una de las mejores decisiones que pudimos tomar en el verano del 2019, tanto a nivel profesional como personal. Nos ha dado una herramienta indispensable en pleno siglo XXI: el networking entre profesionales del sector. Al mismo tiempo, nos ha permitido estar al día de ferias y actualidades de la industria que de otra forma hubiera sido más difícil, y continuar formándonos sobre muchos temas de actualidad.

Volviendo a ti. ¿Cómo aterrizas en el sector de la belleza?

Aterricé en el sector trabajando en el departamento logístico de una gran multinacional de distribución de materias primas para distintas industrias, entre ellas la cosmética, cuando tenía 18 años. Desde entonces he ido encadenando distintas empresas con distintos roles y en distintos departamentos, pero siempre dentro del sector cosmético. Y ya son más de 10 años de experiencia en el sector, y ojalá puedan ser muchos más.

Hablando de ‘belleza’, ¿Cómo la definirías?

Con el transcurso de los años hemos pasado de hablar de belleza como sinónimo de hermosura superficial (una percepción más simplista que está a ojos del que ve) a hablar de belleza en términos más intangibles. Va más allá del aspecto físico, es algo externo y también interno. Hay muchos aspectos a considerar a la hora de pensar en belleza: Cuidar la alimentación diaria, hacer ejercicio de manera habitual, la importancia de un sueño de calidad, usar productos cosméticos adecuados para cada piel, etc.

¿Algún hobby, superpoder o pasión escondida que quieras compartir?

La cocina es uno de mis mayores hobbies a día de hoy. Si alguna oportunidad me dio el confinamiento fue el tiempo que pasé en casa intentando mejorar en mis preparaciones. Soy una persona que le encanta comer y allá donde va (independientemente del país) en las primeras cosas que me fijo es que me deparará la gastronomía. Por ejemplo, soy un fanático de la comida japonesa (que lejos del sushi como mucha gente puede imaginar, tiene una gran variedad). Es por ello que me apasiona por encima de todo saber lo que como, que sea de temporada y que nutricionalmente me equilibre. De hecho, tiene mucho que ver con el concepto de belleza que justo hablábamos ahora…

¿Cuál es el último libro que has leído o película que has visto?

Vende más, vende mejor: 100 claves para el éxito. De las últimas charlas que fui en el IESE antes de que llegara la COVID-19, fue a la del profesor de Marketing Cosimo Chiesa, en la que estuvo exponiendo su libro y dando su visión personal sobre los retos que se enfrenta la economía española en el corto y medio plazo.

Los negocios se basan en…

Repetiré una palabra que he usado antes como beneficio de haber formado parte del Beauty Cluster: networking. Si tuviera que elegir una sola palabra para describir en qué se basan los negocios, sin ninguna duda sería esta. Después también juega un papel muy relevante la perseverancia. Me quedo con una frase célebre que dijo Churchill: “Success consists of going from failure to failure without loss of enthusiasm”.