Conoce más sobre Julia Boras y Bloometic

https://beautyclusterbarcelona.com/blog/conoce-mas-sobre-julia-boras-y-bloometic/
26 visitas

Nombre, cargo y empresa.

Julia Anna Boras, fundadora, CEO y Directora de I+D de Bloometic S.L.

Háblanos sobre la empresa en la que trabajas. ¿Cuál es su historia y valor diferencial en el sector de la belleza?

Bloometic es una consultoría científica dedicada al sector cosmético. Ayudamos a las empresas a desarrollar productos innovadores, científicamente veraces y creativos, siendo un partner I+D de nuestros clientes. Trabajamos con productos cosméticos finales, así como con ingredientes activos o multifuncionales. Damos un servicio global, ocupándonos de todos los pasos en el proceso de desarrollo, desde la formulación, pasando por los estudios de eficacia y seguridad, hasta la elaboración del Expediente de Información de Producto.

Somos una empresa joven – Bloometic nace en enero de 2020, y se constituye como sociedad en diciembre de 2020. Sin embargo, nuestro equipo cuenta con varios años de experiencia en el sector cosmético, lo que nos permite aportar soluciones creativas y flexibles a cada proyecto. Creemos que este es precisamente nuestro valor diferencial – la flexibilidad, creatividad y solidez científica, valores que intentamos reflejar en cada producto que ayudamos a crear.

¿Qué implica tu día a día en la empresa?

Mi día a día está normalmente lleno de tareas muy variadas. En el core está siempre la supervisión de proyectos I+D que tenemos en marcha, a parte de la gestión general de la empresa y el equipo. Dedico también bastante tiempo a participar en el diseño y ejecución de nuestras acciones de marketing, ya que me divierte y me permite explorar mi lado más creativo 😊

¿En la situación actual, estáis apostando por la transformación digital?

Como muchas de las empresas que se crean hoy en día, somos digitales de nacimiento y aplicamos soluciones digitales desde el inicio de nuestra actividad en varios planos de la empresa. Actualmente, seguimos optimizando estos procesos e incorporamos nuevas soluciones para mejorar nuestra productividad, facilitar más aún la gestión de nuestro trabajo y mantener la comunicación fluida con nuestros clientes. Tenemos la ventaja de contar con un equipo humano muy habituado a trabajar en entornos digitales, lo que nos permite aplicar nuevas herramientas de manera eficaz y rápida. Por todo ello, podemos decir que transformación digital sencillamente forma parte de nuestra empresa.

¿Crees que la sostenibilidad es una tendencia o una realidad ineludible?

Todos mis amigos saben, que preguntarme por la sostenibilidad es el inicio de una conversación larga y apasionada 😉 Soy doctora en microbiología, pero mis raíces profesionales están precisamente en la protección del medio ambiente, por lo que es un tema muy importante para mí. Creo que la sostenibilidad es algo ineludible, de hecho, lo ha sido siempre, pero las industrias no le prestaban la atención debida hasta este momento de la historia. Ahora, simplemente, no existe un futuro no sostenible, ya no tenemos esta opción como especie. A la vez, la sostenibilidad es un gran reto, uno de los más grandes (si no – el más grande) al que nos enfrentamos.

Hay que tener en cuenta que estamos al inicio del camino. Nuestros sistemas de producción y transporte simplemente no están diseñados para ser sostenibles. Por lo que, ahora nos costará mucho esfuerzo aplicar los principios de la sostenibilidad en todos los niveles de la industria. Pero estoy convencida, que con la voluntad de las empresas y aplicando las nuevas soluciones, algunas de ellas todavía por llegar, seremos capaces de convivir de manera respetuosa con el resto del planeta, como su parte integral, y no como una especie invasora en la que nos hemos convertido.

En este proceso será imprescindible un cambio en la mentalidad de los directivos del sector. Solo los líderes que sean capaces de ver la necesidad de ir hacia la industria sostenible podrán impulsar los cambios necesarios en sus empresas. Cambios, que no siempre son económicamente más atractivos o fáciles de implementar, pero que son simplemente imprescindibles.

Claro que todavía hay muchas empresas que no han incorporado la sostenibilidad en sus valores, hay también otras que intentan pintar su imagen de verde aplicando soluciones superfluas. Esto no debe de desanimarnos, ya que creo que la presión de mercado y de clientes cada vez más concienciados nos obligará a todos a ser cada vez más sólidos en nuestras acciones medioambientales. Hay que tener en cuenta que el cliente final hoy en día es un cliente informado, proactivo y exigente, y lo será más aún, así que las medias tintas ya no van a servir en el campo de la sostenibilidad.

Finalmente, hay muchas pequeñas empresas que se sienten perdidas en el tema de sostenibilidad, ya que les parece que no tienen medios humanos o económicos para afrontar este problema. A estas empresas les diría que cuenta cada paso, por muy pequeño que sea: imprimir menos documentos en papel, elegir con más cuidado las materias primas para nuestro producto o aplicar un sistema de reciclaje de residuos en nuestra oficina. Cada viaje comienza por el primer paso.

¿Qué retos afronta el sector en los próximos años?

Sin duda, desde mi perspectiva, el reto más importante es llegar a ser un sector sostenible. No es un reto fácil, ya que incluye los cambios necesarios en la mentalidad de los líderes y trabajadores, aparte de cambios en procesos y tecnologías. Pero, creo que la industria cosmética demostrará una vez más su gran capacidad de reacción y transformación. Y, que cada vez, veremos más soluciones sorprendentes y creativas que nos llevarán a ser más sostenibles.

¿Cómo atraer talento y retenerlo en una época tan compleja?

Creo que para atraer el talento hay que mostrar al público los puntos fuertes y valores de nuestra empresa. Esto nos asegura que las personas con valores parecidos se interesen por nosotros. Y, esto, a su vez, garantizará su implicación y desempeño en el trabajo.

Retener el talento es más difícil que atraerlo, si cabe. Es imprescindible un clima de respeto y compañerismo, que permita a cada persona dar su opinión y desarrollar sus capacidades. Además, el talento necesita ser nutrido y necesita espacio para el crecimiento. Por lo que, si queremos retenerlo, es imprescindible darles a las personas retos profesionales nuevos y responder a sus necesidades. Como líderes tenemos que ser observadores y abiertos: cada persona es diferente, tiene valores e inquietudes distintas. Unas esperarán de la empresa promociones para crecer profesionalmente. Mientras que, otras se sentirán realizadas si reconocemos sus logros en una reunión del grupo. El reto está precisamente en conocer a las personas que trabajan con nosotros, sus inquietudes y sueños, para poder ofrecerles lo que necesitan.

¿Qué os aporta formar parte del Beauty Cluster como entidad y a ti como profesional?

Ser parte de Beauty Cluster como empresa nos permite conocer mejor aún nuestro sector y sus miembros, así como participar en eventos y formaciones organizadas por el clúster. Para mí, supone poder estar rodeada de grandes talentos, de empresas y personas con experiencias y conocimientos diversos, aprender y nutrirme de ellas. Me resulta muy estimulante intercambiar opiniones con colegas de otras empresas u observar las soluciones que aplican.

Volviendo a ti. ¿Cómo aterrizas en el sector de la belleza?

Aterrizo en la belleza buscando un sector en el cual se aplica la ciencia para el bienestar de las personas. Gracias a la oportunidad que me dio la empresa Provital y mi primera jefa, Blanca Martínez, pude comprobar que la CIENCIA con mayúsculas forma parte integral de la cosmética, lo que me cautivó hasta el día de hoy.

Hablando de ‘belleza’, ¿Cómo la definirías?

Suelo decir que la belleza y la edad es algo que llevamos dentro y no tiene nada que ver con los cánones o números en el calendario. Una persona con un físico aparentemente promedio nos parecerá bella por su inteligencia, por el trato que da a otros, o por la calma interior que irradia. Somos seres multisensoriales y como tales, creo que captamos muchísimo más que solamente los rasgos físicos.

¿Algún hobby, superpoder o pasión escondida que quieras compartir?

El mar es el gran amor de mi vida. He probado una cantidad de deportes vinculados con el mar, desde la vela, pasando por el buceo, acabando en el surf y paddle surf, y me quedan algunos por probar todavía. No siempre tengo tiempo de practicar, pero sin duda, el mar me da energía vital y creatividad que necesito.

¿Cuál es el último libro que has leído o película que has visto?

Mi último libro, que además devoré en un fin de semana, ha sido de una autora polaca Katarzyna Grochola sobre las peripecias vitales de un grupo de amigos. No tengo mucho tiempo libre, pero leer en mi idioma materno supone un bálsamo muy agradable para mi cerebro.

La última película que he visto ha sido “El Becario”, con Anne Hathaway y Robert De Niro. Me encantó el enfoque que se da en esta peli al talento y experiencia de una persona “mayor” y cómo puede ser perfectamente útil, incluso necesario, incluirlo en los equipos de trabajo jóvenes. De hecho, estoy en contra de diferenciar el talento entre joven y senior y de grupos de trabajo de un solo rango de edad. Creo que los grupos multi- (multiedad, multiculturales, multidisciplinarios) siempre serán más ricos y exitosos.

Los negocios se basan en…

Trabajo, pasión, respeto.