https://beautyclusterbarcelona.com/blog/como-se-vislumbra-el-futuro-de-la-estetica-profesional/

¿Cómo se vislumbra el futuro de la estética profesional?

17 visitas

La estética profesional ha sido uno de los sectores de la industria de la belleza más golpeados por la pandemia. El cierre de los centros durante varios meses durante el confinamiento y la toma de decisiones por parte de la administración, poco sólidas y no científicamente contrastadas para minimizar los contagios, ha provocado cambios de comportamiento en los clientes.

La angustia, la ansiedad, el miedo al contagio e incluso a la muerte ha afectado emocionalmente a los consumidores y clientes; una montaña rusa de emociones con la que las profesionales de los centros han tenido que convivir y hacer frente. Las esteticistas han tenido un papel muy relevante, no sólo en cuanto a tratamientos y cuidado de la salud, sino también como apoyo emocional siendo, en ocasiones, el único refugio para sus clientes.

El cliente es cada vez más estricto, exigente y está más informado. La facilidad que nos brinda Internet, para acceder a información de interés a tan solo un click, ha propiciado que el consumidor conozca hasta el más mínimo detalle de cada producto que compra: qué activos lleva, su concentración, su origen, sus beneficios, su eficacia, etc. Se ha vuelto un ‘skin intellectual‘,  todo ‘un profesional de la cosmética’, por lo que las marcas tienen un gran reto por delante a nivel de formulación: buscar fórmulas más minimalistas; con pocos principios activos; que sean seguras, eficaces, sostenibles y respetuosas con el medioambiente. No obstante, no todo es oro lo que reluce y, por lo tanto, es de vital importancia educar al consumidor y formar al profesional de la estética.

Con la llegada y aceleración de la transformación digital es momento de impulsar el crecimiento del sector, aprovechar todas las facilidades y herramientas que nos brinda, y crear nuevas estrategias de negocio que permitan al usuario tener una experiencia completa e ir más allá de la simple aplicación del producto. Encontrar un equilibrio entre lo digital y lo físico, entre el mundo on y offline, para que el consumidor se encuentre a sí mismo y consiga un bienestar holístico; se sienta bien en cuerpo, mente y alma.

La formación es uno de los pilares clave para el desarrollo y profesionalización del sector. Aún, hay un gran camino por recorrer para lograr que exista formación homologada de máxima excelencia en los centros de estética profesional. La regulación en otros países europeos, por ejemplo Francia, obliga a disponer de esa formación oficial para poder ejercer y desarrollarse profesionalmente en estética y es algo que, tarde o temprano, sucederá también en España.

Otro de los grandes retos que se avecinan para la estética es el crecimiento profesional de la figura de la esteticista. En un sector tan atomizado se hace muy necesario establecer unas bases de organización comunes creando, por ejemplo, una asociación o un gremio, para poder definir unos protocolos de actuación sectoriales.

Helena Rodríguez

Marketing and Communication Manager en Beauty Cluster