http://beautyclusterbarcelona.com/es/blog/que-es-el-envejecimiento-ii/

¿Qué es el envejecimiento? (II)

Sin embargo, esta idea actual del tiempo unidireccional no ha estado siempre vigente. La observación de las mareas, solsticios, estaciones o movimiento de los astros condujeron, a la práctica totalidad de las civilizaciones primitivas, a contemplar al tiempo como un movimiento cíclico. De la misma manera que el día sigue a la noche, la luna nueva a la llena o el verano al invierno, ¿por qué no se comportaría el tiempo de igual manera? Los mayas creían que la historia se repetía cada 260 años; la configuración cíclica del tiempo fue un rasgo característico de una civilización tan influyente como la griega, que aceptaba como cierto, que toda ciudad, pueblo o acontecer se restablecerían u ocurrirían de igual forma, de una manera repetida e indefinida. La misma idea sobre las reencarnaciones, propias de algunas civilizaciones asiáticas, no deja de ser otra faceta de dicha idea cíclica del tiempo.

Las tradiciones judía y cristiana fueron las que establecieron el concepto de tiempo lineal irreversible en la cultura occidental. El pensamiento cristiano quiso superar, definitivamente, los antiguos conceptos de las eternas repeticiones, basándose en su creencia del nacimiento, muerte y resurrección de Jesucristo, como sucesos singulares
e irrepetibles. Con ello, la civilización occidental llegó a considerar al tiempo, como un camino lineal que fluye unidireccionalmente del pasado al futuro. Dicha idea influyó profunda y decididamente en todo el mundo occidental, al prepararlo para el progreso; al ser el futuro impredecible y no una simple repetición cíclica del pasado, no se cae en el fatalismo y se da libertad para las iniciativas personales.

TIEMPO, VIDA Y TERMODINÁMICA
La vida, es una forma de energía que sigue las leyes de la termodinámica de una manera irreversible, por lo que se puede afirmar que el envejecimiento y la muerte son precios a pagar por haber vivido.

La vida cumple la primera ley de la termodinámica, al estar organizada alrededor de la energía que constantemente fluye sobre la tierra desde el sol, en forma de radiación. Sin este aporte, la vida sería imposible, ya que según esta ley, no puede efectuarse ninguna clase de trabajo sin el consiguiente concurso de energía.

Por otra parte, la segunda ley de la termodinámica postula que el calor sólo puede pasar de un cuerpo de mayor temperatura a otro de menor mostrando, que en cualquier proceso, la energía se va degradando irreversiblemente en su calidad. Esta degradación está conectada con nuestro sentido del paso del tiempo; mediante esta segunda ley se relaciona una magnitud, la entropía (una medida de la capacidad de cambiar siempre hacia el desorden), con el tiempo. Una entropía creciente; es decir, un desorden creciente, es un indicador del sentido unidireccional e irreversible del tiempo.

GERONTOLOGÍA Y GERIATRÍA
La gerontología es la ciencia que estudia la vejez y los fenómenos que la caracterizan. La geriatría, en cambio, es aquella parte de la medicina que propone los tratamientos adecuados para la vejez. Ambas tienen como meta fundamental, la de añadir vida a los años y no años a la vida. En 1990 había en España 4,6 millones de pensionistas, lo que representaba 11,6% de la población; en el 2000 estos subieron a 5 millones, es decir el 15%; en el 2020 el número de jubilados habrá alcanzado el 30% de la población. ¿Será esto un problema insolventable?

Alcanzar la vejez es un regalo de la ciencia moderna. Hacia 1800, en el mundo sólo había un 3% de personas mayores de 65 años. Hoy en día, esta cifra se ha elevado al 12,5% pero en los países del primer mundo dicho porcentaje es bastante mayor.

En gerontología y geriatría no se habla de curar, ya que el envejecimiento no es ninguna enfermedad. Ambas tratan de prolongar la vida útil y no eluden la muerte.
La prevención del envejecimiento prematuro debería comenzar desde la infancia y actuar sobre:

  1) Estilo y régimen de vida, buscando un equilibrio entre educación, trabajo y ocio.
  2) Dieta y ejercicios adecuados. Lo dice el refrán: “la salud está en el plato y en la suela de zapato”.
  3) Deben evitarse en lo posible accidentes y el estrés físico, psíquico y social.
  4) A partir de cierta edad chequeo médico periódico y tomar productos activos, especialmente, antioxidantes. Lo dice también el refrán: “envejecemos porque nos oxidamos”.

Ruth Margalef Kriesten
CEO & OWNER – Biogründl

Miguel Margalef Esteve
Colaborador honorífico

www.biogrundl.es