http://beautyclusterbarcelona.com/es/blog/laser-cosmetica-nuevas-dinamicas-industrias-vez-mas-sinergicas/

LÁSER Y COSMÉTICA: NUEVAS DINÁMICAS ENTRE INDUSTRIAS CADA VEZ MÁS SINÉRGICAS

Los continuos avances en los tratamientos láser son generadores no solo de nuevos enfoques, sino también de nuevos end-points clínicos, mecanismos biológicos y resultados estéticos, y como cerrábamos diciendo en el primer post, La máquina que crea colágeno sobre demanda, la industria cosmética ha tenido el acierto de acudir con regularidad a dicha fuente en busca de nuevas ideas y desarrollos para sus productos, intentando emular en la medida de lo posible sus resultados.

No obstante, dicha emulación se asume como parcial, puesto que no es posible lograr mediante la interacción química de un producto los mismos efectos en el tejido que se obtienen con la interacción física con un haz de luz, y que se desarrolla principalmente a través de dos estrategias principales que están en constante evolución. Las exponemos a continuación a través de algunos de los casos más interesantes de la actualidad.

La primera estrategia está íntegramente orientada a los efectos de los tratamientos basados en energía (láser, radiofrecuencia, ultrasonidos focalizados, etc.). Los tratamientos más agresivos y eficaces con láser desencadenan mecanismos regenerativos potentes, que tardan varias semanas o meses en dar su fruto final. La estrategia de efectos, en cambio, ofrece una porción de ese resultado en un periodo mucho más corto e intangible, véase inmediato.

El caso más paradigmático lo representa XPL, un polímero desarrollado en el MIT que actúa como una segunda capa de piel que brinda durante unas horas a la capa original unas propiedades mecánicas (elasticidad, firmeza, rugosidad, tensión…) propias de una piel joven, mediante un polímero de polisiloxano que, al aplicarle un catalizador de platino, establece una red de enlaces cruzados que lo convierten en una malla que tensa, afirma e incluso protege la piel. Estas propiedades son además graduables en función de la concentración y densidad del polímero y el catalizador. Los resultados obtenidos (figura 1) han sido lo suficientemente notorios como para valerles su publicación en la revista Nature. El desarrollo de aplicaciones en cosmética y dermatología, desde la eliminación permanente de vello hasta el rejuvenecimiento fraccional, es una garantía de su éxito y su potencial.

Figura 1. Ejemplo de uso del polímero XPL.

Potencial que apenas se está empezando a explorar y que podría tener aplicaciones en protección solar, en maquillaje, en cura de heridas o en reacciones alérgicas. Potencial que comparten otros desarrollos similares que incorporan una fuente de luz o calor para catalizar la reacción (inspirándose en la odontología) o que incorporan enzimas de la fotosíntesis algar para aprovechar la luz del entorno a su favor.

La segunda estrategia de emulación está orientada a las causas y mecanismos activados por el láser. Esta estrategia suele iniciarse con un enfoque sinérgico y potenciador del láser, siguiendo su estela para aprovechar su inercia y, a partir de ahí, iniciar una serie de iteraciones que van simplificando y abaratando el proceso (con una pérdida de eficacia respecto al punto de partida) hasta volverlo completamente independiente del láser. Aquí la referencia no es el resultado del tratamiento láser per se si no el de la sinergia en tanto que se busca el “apropiamiento” del mecanismo de acción. Si en la primera estrategia el lema era “una parte del resultado por una fracción menor de tiempo”, aquí el lema es “una parte del resultado por una fracción menor de dinero”.

El ejemplo más reciente y notorio es el de uno de los mecanismos más prometedores y con más investigación en los últimos años, el Laser-Assisted Drug Delivery (LADD), en el que se utilizan las perforaciones hechas en la piel por el láser fraccional ablativo para tener acceso a las capas profundas de la piel y poder evitar la barrera del estrato córneo (figura 2). Si bien buena parte de la investigación alrededor de esta técnica está centrada en el desarrollo de nuevas terapias, su potencial no ha pasado desapercibido para algunos de los principales buques insignia de la cosmética. Ya en 2013 L’Oreal, a través de su marca Skinceuticals, colaboró en una serie de estudios con una de las principales investigadoras de la técnica, demostrando que el uso simultáneo de láser fraccional y de su vitamina C con ácido E ferúlico aceleraba sustancialmente el tiempo de costras y cicatrización de la cara (figura 3) y mejoraba el resultado obtenido.

Figura 2. Mecanismo de acción del Laser-Assited Drug Delivery. D1, D2 y D3 aluden a la distancia de difusión pasiva del activo desde su punto de deposición hasta su diana.

Desde entonces son varias las compañías de cosméticos que han buscado colaboraciones con casas comerciales de láser para ofertar tratamientos combinados o, directamente, las mismas compañías de láser han desarrollado sus soluciones de vitaminas, resveratrol, ácido hialurónico, etc. para combinar con sus lásers. Aunque a nivel regulatorio este enfoque se halla en un vacío legal, puesto que es el médico el que decide hacer un uso diferente del cosmético y no el fabricante del cosmético el que desarrolla un producto específico para LADD, los cambios regulatorios que se avecinan y el deseo de realizar tratamientos menos agresivos y con tiempos de recuperación breves han conducido a tratamientos ablativos de menor profundidad, donde nunca se atraviesa toda la epidermis y que resultan también más seguros.

Figura 3. Día 5 post-láser. El lado A fue solo tratado con láser mientras el Lado B fue tratado con láser + vitamina c y ácido E Ferúlico. Se puede apreciar la diferencia en la evolución de las costras.

En este caso la estrategia de simplificación y abaratamiento se ha llevado a cabo en dos etapas. En primer lugar, apareció el microneedling, técnica en la que el láser es sustituido por un rodillo o lápiz lleno de agujas, encargadas de perforar la piel. El resultado alcanzado es inferior, no solo porque el láser estimula más y mejores mecanismos regenerativos sino porque se ha demostrado que la leve capa de tejido coagulado presente en las perforaciones hechas con láser fraccional potencia la absorción del activo en comparación a las realizadas por el rodillo con agujas. Esto no ha evitado la proliferación masiva de esta práctica en un amplio espectro de calidades y resultados. Se realizan tanto en centros médicos como en SPAs y centros de estética sin supervisión médica, y se utilizan desde kits específicos desarrollados por casas comerciales que ofrecen entrenamiento y formación a sus usuarios hasta combinaciones sueltas de rollers y productos. Si bien no es un tratamiento que deba hacerse necesariamente bajo supervisión médica, el establecimiento de unos estándares mínimos de calidad y control, son deseables.

En segundo lugar, han aparecido los microneedle patches, apósitos con agujas compuestas, rellenas o recubiertas de activos, que sirven para depositarlos dentro de la piel. La tecnología empezó siendo usada en oncología, pero ya se ha popularizado como método cosmético, principalmente en Asia.

Figura 4: Sistemas basados en micro agujas.

Se trata de estrategias opuestas, parten de dos extremos opuestos del procedimiento láser – causas vs. Efectos- y siguen también una evolución diferente. Mientras una parte de la aplicación de un producto cosmético de uso doméstico y va ganando complejidad hasta buscar la interacción con dispositivos, la otra parte de la interacción sinérgica con dispositivos y se va simplificando hasta llegar al uso doméstico. Pese a ello, convergen en varios aspectos. Ambas han hallado una ramificación y línea de negocio paralela en los productos de skin care post-láser. Coadyuvantes, reepitelizantes, protectores solares específicos, correctores, etc. viven una segunda juventud espoleada por la proliferación de tratamientos y tecnologías basadas en luz y otras fuentes de energía.

Pero también convergen en un deseo de no conformarse con ir a remolque de estas tecnologías y convertirse en fabricantes de las mismas. Algunos de los ejemplos más recientes son la máscara de LEDs de Neutrogena que viene a sustituir a los tratamientos de Fotobiomodulación en consulta médica para tratar el acné, o en el dispositivo de iontoforesis de MartiDerm para la hiperhidrosis. Colosos farmacéuticos de la talla de Allergan, Hologic o Almirall prefieren ser menos aventureros y adquieren directamente compañías ya establecidas en el sector. En cualquier caso, todos persiguen el mismo objetivo.

Gabriel Buendía Bordera
Director Científico en Instituto de Fotomedicina
gbb@institutodefotomedicina.com