http://beautyclusterbarcelona.com/blog/nutricosmetica/

NUTRICOSMÉTICA

Cuidando nuestra piel desde dentro

“Somos lo que comemos”. Probablemente esta frase la habremos oído muchas veces, transmitiéndonos la importancia de comer saludable y así mantener una buena salud, con un fuerte sistema inmunitario que nos defienda de las enfermedades.

La realidad, es que actualmente cuando hablamos de nuestra dieta, no sólo pensamos en los beneficios que nos puede aportar a nivel de salud, sino que lo relacionamos ciertos productos con particulares beneficios cosméticos o de bienestar. Ejemplos de ello, podrían ser la ingesta de zanahoria para potenciar el bronceado o evitar el chocolate para disminuir el acné.

La tendencia indica la preocupación en aumento del consumidor por el autocuidado de su salud, tanto interna como externa, según muestra el informe de Belleza realizado por Alimarket, lo que está estrechamente relacionado con la nutrición. Curiosamente, éstas tendencias indican que, a nivel de prioridades del consumidor, ya no preocupa tanto el ser atractivo, sino que lo primordial es estar sano, aportando al organismo todos los nutrientes que necesita para que pueda mantener la piel sana y joven durante el máximo tiempo posible.

Si además añadimos que los nutrientes que ingerimos influyen aproximadamente un 90% en la salud de nuestra piel, es lógico que la idea de cuidarnos desde dentro esté en auge. El resultado de ello es el aumento de ventas de complementos alimenticios con fines cosméticos, conocidos como nutricosméticos.

Según datos de la consultora Nielsen del año 2016, este mercado mueve 3.500 millones de dólares anuales y se espera que para 2020 se alcancen los 7.400 millones.  En España en 2016 el 28% de la población consumía este tipo de complementos alimenticos, estando por debajo de la media europea dónde el 48% de la población toma algún tipo de nutricosmético. En junio de 2017, IM Farmacias publicaba un estudio sobre el mercado de la nutricosmética en España dónde indicaban que éste sigue en aumento y además la variedad de productos en el mercado es cada vez más amplia.

Entre los 4 productos de nutricosmética más vendidos en España se encuentran:

  1. Complementos para adelgazar
  2. Productos anticaída de pelo
  3. La fotoprotección oral
  4. Antioxidantes o antiedad.

La prioridad para el consumidor es hoy en día la eficacia y se buscan productos con efectos rápidos y directos y buena relación calidad-precio.

En la actualidad es difícil encontrar un significado universal para el concepto “nutricosmética”. De manera general, se puede definir como el aporte al organismo de nutrientes con el fin de contribuir beneficialmente a la piel, uñas y cabello. La hibridación del concepto de cosmética tradicional con la nutricosmética dio a luz el concepto “twincosmetica” (cosmética gemela).

Éste concepto, acuñado en EEUU, tiene por objetivo abordar el cuidado de la piel externa e internamente. Esta combinación pretende ofrecer resultados más efectivos, manteniendo las ventajas de la cosmética tradicional basada en cremas, ungüentos, aceites, etc. con la nutricosmética. Es decir, con la ingesta de complementos o suplementos nutricionales con principios activos que favorecen la recuperación, mantenimiento y embellecimiento de la piel en la lucha contra el envejecimiento natural.

De la misma manera que no existe una definición única para la nutricosmética, tampoco existe a día de hoy, una regulación clara en la que estos productos se puedan acoger. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es el organismo que en la actualidad regula los complementos alimenticios. No es el mismo caso para los nutricosméticos, que no son parte de su competencia según EFSA, dejando así un marco legal abierto para éstos productos.

Cabe a destacar que, entre los ingredientes más comunes usados en nutricosmética, se encuentran el ácido hialurónico, el Aloe vera, carotenoides, ceramidas, coenzima Q10, flavonoides, superóxido dismutasa, vitamina C y vitamina E. Muchos de ellos, autorizados por la EFSA por sus características nutricionales y sus aportaciones en la salud humana. Un ejemplo claro es la Vitamina C, aceptada por la EFSA con varios claims asociados, principalmente por su contribución en la formación de colágeno, siempre des de un punto de vista alimentario.

Aunque seguramente el aparato digestivo no es lo primero que nos viene a la cabeza cuando observamos una piel sana, cada vez somos más conscientes de su relación, de cómo la alimentación condiciona el aspecto de la piel. Por ejemplo, una alimentación baja en grasa y unos niveles bajos de bacterias probióticas pueden tener un impacto negativo en nuestra piel. La moda creciente hacía el cuidado personal y la alimentación saludable dejan a los nutricosméticos un largo camino a recorrer.

Judit Morlà
Innovation Manager en Beauty Cluster Barcelona
innovacio@beautyclusterbarcelona.com