http://beautyclusterbarcelona.com/blog/los-perfumes-se-suman-la-tendencia-sostenible/

LOS PERFUMES SE SUMAN A LA TENDENCIA SOSTENIBLE

El mundo está cambiando. Las nuevas generaciones tienen prioridades diferentes, impulsadas por una marcada conciencia sobre la necesidad de sostenibilidad. A medida que crecen los millennials, también lo hace su influencia. Si bien esta generación no cuenta con un gran poder adquisitivo (¡todavía!), estos jóvenes demandan productos y prácticas que respeten el planeta. Las marcas de perfume han reconocido esta tendencia rápidamente y han comprendido que sus esfuerzos en aras de la sostenibilidad sólo pueden materializarse en ventajas si se cumplen sus necesidades.

Tendencias con un efecto positivo

Todo se basa en la esencia. Las fragancias naturales están en auge. Puede que no todas ellas sean orgánicas, pero sí priorizan las moléculas naturales. Claro está que, para obtener ciertas esencias, no siempre se puede evitar el uso de moléculas artificiales, dado que estas pueden sustituir a aquellas de procedencia animal. Gracias a la normativa de la Asociación Internacional de Fragancias (IFRA, por sus siglas en inglés), ahora todos los perfumes deben cumplir los requisitos contra la crueldad animal y se tienen en cuenta las necesidades de las personas alérgicas. No obstante, las fragancias naturales están adquiriendo cada vez más popularidad, con marcas utilizando únicamente moléculas naturales.

En paralelo, también están surgiendo productos «eco/eco», aquellos que son ecológicos y económicos al mismo tiempo. Se trata de lograr un buen equilibrio. Esto significa que sean asequibles para los millennials de hoy día y que respondan a su demanda de prácticas respetuosas con el medio ambiente. En otras palabras, que sean positivos tanto para las personas como para el planeta, un escenario en la que todas las partes salen beneficiadas.

El packaging, el elemento que lo hace posible

Ambas tendencias están muy vinculadas al packaging. Una fragancia natural requiere un aspecto natural. El uso de materiales sencillos y sostenibles permite que un producto pueda presentarse de forma atractiva, respetuosa con el medio ambiente y que transmita visualmente el mensaje ecológico. La madera, el aluminio, el cristal e, incluso, el corcho y la cerámica son materiales naturales que se utilizan en el packaging primario. Todos ellos pueden reciclarse; la madera procedente de fuentes sostenibles puede reciclarse de forma indefinida y el aluminio puede reutilizarse una y otra vez sin deteriorarse ni perder calidad.

Así mismo, se están creando nuevas técnicas para decorar estos materiales e incorporarlas en su tratamiento con unos resultados espectaculares. La combinación de la madera, el metal, la cerámica y otros materiales puede dar lugar a diseños increíbles. En concreto, la madera ofrece un sinfín de posibilidades creativas.

Todo ello significa que el packaging sostenible ya no se ve limitado a los mercados nicho o mercados a gran escala, sino que marcas naturales premium, como Cristallerie des Parfums, lo están adoptando al igual que marcas naturales de gran consumo, como la exitosa 100bon.

Rellenar, reducir, reciclar

El concepto de relleno también está ganando terreno, especialmente en los productos «eco/eco». Las casas perfumeras europeas están proponiendo nuevos formatos «jumbo» de aproximadamente 200 ml. Un mayor tamaño no sólo se traduce en una mayor asequibilidad, sino también en un menor uso de packaging. Si se reemplazan los cuellos a presión por cuellos de rosca, el usuario podrá desmontar el frasco.

A su vez, los formatos más pequeños y los de viaje permiten llevar los perfumes en bolsos o neceseres. Éstos también pueden rellenarse, tal vez desde el frasco formato jumbo original.

Este tipo de concepto ecológico va más allá de la vida útil del producto. El packaging puede producirse de forma que permita un fácil reciclaje. El usuario puede desmontar las piezas y tirarlas en su contenedor de reciclaje correspondiente.

El fabricante puede incluso utilizar materiales sostenibles más allá del packaging primario. El packaging secundario se puede claramente fabricar en madera o cartón reciclado, por ejemplo. Más allá del propio envase, el material utilizado para su transporte también puede ser sostenible. Después de todo, buena parte de los materiales de packaging cuentan con un proceso de transporte.

Un futuro sostenible

La transición hacia la sostenibilidad comenzó hace ya mucho. El «círculo virtuoso» lleva tiempo impulsando tendencias. Ahora es cuando empezamos a ver resultados reales. Las prácticas iniciales de greenwashing son ya fáciles de identificar y algunas marcas, como Guerlain, han adoptado con entusiasmo el concepto en su modelo de negocio. Ahora, a medida que aumenta la influencia de los millennials, ya no hay vuelta atrás. Esta generación contribuirá a lograr este necesario equilibrio y hacer que el mundo sea realmente un lugar mejor.

Isabelle de Maistre

Fragrance Category Manager en Quadpack

hello@quadpack.com