http://beautyclusterbarcelona.com/blog/cabello-tambien-envejece/

EL CABELLO TAMBIÉN ENVEJECE

El envejecimiento también afecta además de la piel, al cabello Nos preocupamos de retrasar el paso del tiempo en la piel, pero no debemos olvidarnos de nuestro cabello, que también se envejece y las consecuencias saltan a la vista, no solo en forma de canas.

Tendencia mundial:
Debemos considerar que las mujeres viven más años que los hombres, según el INE, la mujer media española vive 86 años, mientras que el hombre sólo llega a los 80 y esta tendencia se mantiene en aumento.

La creciente demanda de productos para teñir el cabello, relacionada con el envejecimiento de la población mundial, así como la necesidad de proteger el cabello de la contaminación del aire, son los principales factores que contribuyen al crecimiento del mercado mundial del cuidado del cabello, según un estudio reciente de Grand View Research [1]. Según la firma de investigación, se espera que el mercado mundial del cuidado del cabello alcance los 211.100 millones de dólares en 2025.
¿Un cabello menos espeso? Hasta ahora asociábamos este fenómeno a una caída del cabello.

Estudios omics (Estudios del conjunto de genes y proteínas expresados por el organismo) han sido realizados a partir de extracciones de algunos cabellos para caracterizar los principales marcadores del envejecimiento capilar en la mujer y comprender mejor los mecanismos biológicos que se desregulan con la edad.

Se ha demostrado que se trata de otro fenómeno parecido al envejecimiento cutáneo: es el envejecimiento capilar. Por 1ª vez, 3 estudios desarrollados expertos dermatólogos europeos especialistas en el cabello y el cuero cabelludo (Francia, Italia, España, Alemania) han permitido definir científicamente el envejecimiento capilar y sus características:

   1. Estudios que se basan en la caracterización clínica del cabello
   2. Estudios biometrológicos que se basan sobre el análisis instrumental del cabello en cantidad y en calidad
   3. Estudios biológicos que tienen como objetivo identificar los genes y las proteínas implicadas en el envejecimiento capilar

3 grandes familias de genes de interés han podido por lo tanto ser identificados:

➢ Los genes implicados en la regulación del ciclo piloso: un conjunto de señales que, a nivel del bulbo piloso, estimulan o inhiben el crecimiento del cabello
➢ La apoptosis (muerte celular)
➢ La pigmentación de los cabellos

El cabello no se conforma con blanquearse
De igual forma que la piel sufre los efectos de las condiciones medioambientales y el estilo de vida, también lo hace nuestra melena.

Con el paso del tiempo se afecta la calidad de la melena, como consecuencia de la disminución de la microcirculación sanguínea, las fibras de colágeno y elastina se destruyen y el cabello se fragiliza y desvitaliza. A simple vista el cabello se ve empobrecido y apagado. A esto añadimos el efecto del sol, la polución, el stress y el tabaco para formar un coctel explosivo, imaginemos a más añadir las agresiones a las que sometemos intencionalmente a nuestro cabello: fuentes de calor, exceso de químicos por coloraciones, etc.

Para prevenir o enlentecer las “arrugas capilares”
Debemos mantener a raya el estrés como uno de los principales responsable de que nuestro cabello se debilite, pierda vitalidad. El sueño y bienestar emocional son imprescindibles a la hora de crear un efecto barrero en nuestra melena. No dudemos en hacernos automasajes capilares, mindfulness o probar terapias para reducir el impacto del estrés.

El pelo está muy vulnerable como cuando esta mojado, es entonces cuando la queratina absorbe el agua, las cutículas se abren, se rozan entre sí y empieza a producirse el daño, por ello lo ideal es que el pelo pase de mojado a húmedo sin calor. Hay expertos que recomiendan secarlo incluso con una camiseta de algodón o con toallas de fibras ultrafinas que reducen la fricción y la electricidad estática.

El primer cuidado es darle una super dosis de hidratación y nutrición para recobrar la energía pérdida. Protegerlo de las agresiones externas y utilizar tratamientos ricos en antioxidantes capaces de “engrosar “su diámetro.

Una buena rutina con antioxidantes logra frenar el envejecimiento y neutralizar los radicales libres.
Activos naturales como el extracto de la Albizia (árbol de la seda) aportan nutrientes y oxígeno, necesarios para un correcto crecimiento y o el extracto de ginseng para estimular la microcirculación y tonifica para proteger las células.

Juntos, Albizia y Ginseng actúan en dos de los tres factores identificados teniendo un papel clave en el envejecimiento capilar en la mujer: la regulación del ciclo piloso y la apoptosis (la muerte biológica de las células).

Estudios realizados por Laboratorios Dermatológicos DUCRAY demuestran que la asociación de estos activos protege las células frente a la senescencia y prolonga el ciclo de vida del cabello.

El pelo atrapa partículas del aire que los deshidratan y lo encrespan; dos elementos fundamentales para protegerlo de la contaminación consisten en un buen cepillado – mejor 2-3 veces al día- con un cepillo de púas de bambú o de madera para activar la circulación del cuero cabelludo- y el uso de acondicionador adecuado que libere los enredos de estas partículas extrañas.

Por otra parte, no debemos olvidar la importancia de una dieta equilibrada y rica en vitaminas: Incluiremos en la lista kiwis, lima, uvas verdes, brócoli, son ricos en Vit C y favorecen la oxigenación del cabello, lo que permite que reciba una mayor cantidad de nutrientes.

Encontraremos Vitamina E en aguacate, pepino, aceitunas y las espinacas. La vitamina E es un poderoso antioxidante que ayuda a producir un poderoso antioxidante que ayuda a estimular la producción de queratina (la proteína del cabello y de las uñas)

Además, frutas y verduras ricas en zinc, como las manzanas verdes, los espárragos y las semillas de calabaza, ayudan a nuestro cuerpo a generar queratina, mientras que los ácidos grasos omega 3 del salmón, las nueces, las semillas de chía reducen la sequedad del cuero cabelludo.

En conclusión:
Para luchar frente al envejecimiento capilar, hay que proteger el folículo piloso, favoreciendo a su vez la activación de las señales y el aporte de los elementos necesarios en el crecimiento del cabello.

[1] Informe y tendencias del mercado de cuidado del cabello para 2018 – 2025, marzo de 2018, 68 páginas, Grand View Research

 

Mary Carmen Muiños F.
Director Marketing Ducray/Aderma /PFD – Pierre Fabre Dermocosmética
www.pierre-fabre.es