http://beautyclusterbarcelona.com/blog/10-razones-apostar-beauty-cluster-barcelona/

10 RAZONES PARA APOSTAR POR EL BEAUTY CLUSTER BARCELONA

1.- Entender el negocio
Un clúster es una herramienta para entender mejor un negocio: quién forma parte de la industria y cómo compite, qué canales de distribución están creciendo, cómo debería segmentarse el consumidor, qué nuevos jugadores están apareciendo en el proceso de compra, qué mercados específicos eclosionan o con qué sectores se están difuminando las fronteras (farmacéutico). Formar parte del Beauty Cluster Barcelona permite captar conocimiento de primera.

2.- Visualizar la cadena de valor
Como empresa no afecta únicamente lo que pasa a nivel interno, sino que se forma parte de un sistema de relaciones con proveedores, distribuidores, consumidores o agentes de apoyo. Siendo parte del clúster podemos conocer un ecosistema pujante (sólo en Cataluña encontramos más de 300 empresas con una facturación agregada de 3.800 millones €) y rico a nivel de diversidad ya que cuenta con organizaciones de toda la cadena de valor del sector.

3.- Avanzarse al futuro
El clúster es una escuela de estrategia que debe ayudar a las empresas a visualizar los cambios que se producen en el entorno, tecnológicos o de mercado, e impulsar actividades y proyectos alineados con los retos de futuro. Recordando la misión internacional a Corea que organizó ACCIÓ para los clúster managers en 2016, Iván Borrego, clúster manager de Beauty Cluster Barcelona, trajo productos locales de tendencia adquiridos durante el retail tour dedicado a este sofisticado mercado, que más tarde enseñaría a los socios en un showroom exclusivo para este cometido.

4.- Coliderar
En el convulso siglo XXI nada es estable, todo muta. La única constante es el cambio por lo que el liderazgo necesario es el que está cómodo nadando contracorriente. Los clústers son liderados por lo que hace años acuñé como “salmones”, personas que rompen el saber convencional con éxito, con la capacidad de jugar en equipo, neutralidad y transparencia. La junta directiva del Beauty Cluster Barcelona está integrada por “salmones”, un equipo que actúa como una banda de jazz, cada uno tiene su momento de solo. 

5.- Pertenecer a la “Tribu” del Beauty
El Beauty Cluster Barcelona es un clúster cohesionado, sus miembros tienen un elevado sentimiento de pertenencia de formar parte de una “tribu”. Este intangible es clave para tejer las relaciones de confianza entre las empresas, intercambiar conocimiento tácito y sedimentar la inteligencia colectiva. Ciertamente, con la labor del clúster el músculo cooperativo de muchas empresas del sector beauty se ha desarrollado. Han entendido que las economías en red se basan en que quién más da, más recibe a cambio.

6.- Abrirse al mundo
La economía actual se caracteriza por la multilocalización complicando las reglas del juego para la mayoría de empresas. En este entorno el clúster avanzado es el que actúa como “porta-aviones” para ayudar a internacionalizar a las empresas, conectándolas a las cadenas de valor globales. Las alianzas clúster a clúster, cómo la iniciativa del Beauty Cluster Barcelona, que ha promovido una red global con clústers similares (Cosmetics Clusters International Network) permite a sus empresas generar negocio en mercados complejos como es el de Japón.

7.- Desarrollar talento especializado
Es paradigmático que a veces hay sectores donde en paralelo a la destrucción de puestos de trabajo en posiciones “clásicas”, las empresas que crecen demandan nuevos perfiles como expertos en retail, visual merchandising o gestión de compras globales, y no existe una suficiente oferta formativa adaptada a los mismos. La Beauty Business School debe ser un proyecto transformador que permita capacitar a los profesionales del sector en base a los retos de negocio, una cantera para el talento beauty del futuro.

8.- Catalizar innovación abierta
El clúster es el entorno óptimo donde generar innovación abierta ya que las empresas comparten retos, disponen de relaciones de confianza preestablecidas e interaccionan con los agentes tecnológicos. Compartir el riesgo implícito a todo proceso de innovación con compañeros de viaje puede permitirnos lograr proyectos que individualmente podrían ser imposibles. Si preferimos no compartir aspectos confidenciales como nuestra estrategia de innovación, pero sí información sobre vigilancia tecnológica o novedades del sector, el clúster aporta instrumentos como el Beauty Innovation Watch o el Beauty Innovation day.

9.- Participar de una organización dinámica
Un clúster no es una asociación tradicional más, existen grandes diferencias entre su posicionamiento, misión, liderazgo, perímetro y funciones. Un clúster mejora la competitividad de sus empresas, no realiza lobby sectorial; se estructura de forma transversal, en base al dinamismo, la agilidad, contando con un equipo ejecutivo con altas dosis de proactividad, optimismo y capacidad para generar confianza.

10.- Aprovechar un ecosistema de referencia de 30 clústers
El futuro será híbrido. Una buena forma de ser protagonistas es mediante el trabajo interclúster, que permite cruzar disciplinas entre mundos paralelos. Cataluña es un referente de este enfoque, sea entre clústers conceptualmente cercanos (beauty-moda) o a priori alejados (beauty-fotónica). En todos ellos se puede obtener una fertilización cruzada de mercados y/o tecnologías, dotando así de nueva vitalidad al clúster. El hecho de que el Beauty Cluster Barcelona esté ubicado en el Espacio Catalonia Clusters con 11 clústers más es el factor facilitador definitivo para generar interacciones diarias entre equipos.

Si formas parte de una empresa del sector de la belleza no puedes perderte el viaje que propone el Beauty Cluster Barcelona; y recuerda, lo importante no es el destino sino disfrutar del trayecto (Confucio, s.VI-V A.C-).

Joan Martí Estévez
Gerente de Dinamización de Clústers de ACCIÓ
jomarti@gencat.cat